FOTO Teniente Coronel, red de sicarios y narcos

showimage

La Policía Nacional informó  que el teniente coronel Johan Liriano Sánchez fue puesto a disposición de la justicia, “como parte de la banda de sicarios” compuesta por trece personas vinculadas a asesinatos, que encabezaba el prófugo Salomón Eusebio Rosario (a) Piki.

De acuerdo con la Policía, el expediente de Liriano Sánchez, antiguo asistente del presidente de la DNCD, Rolando Rosado Mateo, había sido entregado al Ministerio Público en San Cristóbal, que había interrogado al coronel y dejado en libertad y ahora lo ha llamado y convocado otra vez para que conociera una medida de coerción que se le iba a imponer, de acuerdo con las declaraciones del portavoz de la Policía, coronel Jacobo Mateo Moquete.

El portavoz, en compañía del subdirector de investigaciones criminales, Jacinto Minaya, señaló que hasta el momento, la situación del coronel Liriano Sánchez era “suspendido por la investigación que hizo el consejo policial, ahora con estos elementos que se han agregado, ha sido puesto a disposición de la justicia civil como parte de esa banda, y está bajo el Ministerio Público”.

Mateo Moquete dijo que las investigaciones señalan que la finca era propiedad del teniente coronel, y en un allanamiento en casa de Lorenzo Guzmán Martínez, señalado como jefe de seguridad y chofer de Eusebio Rosario, se encontraron documentos de un contrato de alquiler con fecha del 29 de junio de 2013, donde el supuesto sicario Juan Félix Cordero Febles (a) Copelín, alquilaba la finca a Lorenzo por US$1,000 al mes, dos días después de su muerte. Luego, este último compró la finca a la esposa de Liriano Sánchez en un acto de venta “irregular”. Además se acusa a Liriano Sánchez de falsificar la firma de Copelín dos días después de su muerte.

La Policía indicó que en un colchón de la finca del teniente coronel fueron encontrados proyectiles que coinciden en sus características individuales, según comparación balística realizada por la Policía Científica.

Señaló que el teniente coronel tenía un historial delictivo en los Estados Unidos en el Departamento de Justicia Criminal de Massachusetts por usar una placa falsa de vehículo (1994), violación a la propiedad privada (1995), asalto y agresión doméstica a su esposa, y porte de arma de fuego sin licencia (1998).

Los integrantes de la red apresados son Lorenzo Guzmán, Francisco Reynoso Rodríguez (a) La Gata o Rubén, Miguel Saviñón, Máximo Javier Guerrero (a) Tito, Julio Alejandro Castillo, Jorge Alexander Mota, Alexander Aron Fulgencio, Francisco Antonio Luis Díaz, Efraín Febles Mercedes, Rafael Damaso, Jamyl Salomón Rosario (a) Pikito, el colombiano Henry Johany Gallego Cárdenas (a) El Paisa o El Sicario y el haitiano Franklin Sorfa. En tanto que de esta misma banda están muertos Cordero Febles (a) Copelín y Rijo Astacio (a) Maestrico.

A este grupo de sicarios se les atribuye las muertes de Juan Bartolomé Jasmin Febles (a) Lolo y Rafael Ramírez, además de causar heridas a Elpidio Antonio Ramírez (a) Cristian y a Elías Jiménez Vargas (a) Comando, en un atentado ocurrido el pasado 10 de marzo en el lavadero de autos Car Wash Cutton, en La Romana, desde un vehículo en movimiento.

Según la Policía, este grupo de sicarios operaba en La Romana, como centro de mando, para asesinar y realizar cobros compulsivos a personas vinculadas al tráfico de drogas y lavado de dinero.

El Paisa

Entre los detenidos dentro de esta red se encuentra el colombiano Gallego Cárdenas (a) El Paisa, quien fue capturado durante un allanamiento el pasado 28 de octubre, junto a los dominicanos Miguel Saviñón Toribio y Jamyl Salomón Rosario (a) Piki, hijo del prófugo, a quien se le acusa de ser el jefe de la banda de sicarios.

A Gallego Cárdenas se le encontró un altar con un cuadro de la Virgen María en el que había unos 27 proyectiles correspondientes a los supuestos asesinatos que habría cometido dentro y fuera de la República Dominicana.

Durante la redada se confiscaron armas, vehículos de lujos, cajas fuertes y teléfonos satelitales.

Muertes

El subdirector de Investigaciones Criminales, Jacinto Minaya, reveló que dentro de esta red criminal sucedieron situaciones que llevaron a resolver el caso. Entre ellas las muertes de Félix Febles (Copelín) y Edgar Rijo Astacio (Maestrico), los que habrían sido eliminados por disposición de Eusebio Rosario (a) Piki, como forma de borrar evidencia en la que el segundo, Maestrico, habría asesinado a Copelín alegadamente en la finca del teniente coronel Liriano Sánchez. Pero al disponer del cadáver de Copelín y al incendiar su camioneta dejaron abandonada una tarjeta telefónica o SIM Card que ayudó a desenredar la maraña de la red, según el récord de llamadas telefónicas y los contactos que se establecieron.

Fuente

Comments

comments

Leave a Reply